10.8.07

Y BAJO UN ANGEL - CUENTO PARA MEDITAR -

"Unos dicen que no existen, otros dicen que quizas, otros creen en ellos. Asi le explicaba el maestro druida a su pequeño alumno la leyenda que tiempo atras acaecio en la tierra.

Un dia - comenzo el viejo anciano a relatar - cuando el mundo era una torre de babel donde nadie se entendia, donde el poder material y el egoismo daban paso a las guerras sin sentido, donde los hombres y mujeres se envidiaban unos a otros por lo que poseian, en vez de darse cuenta de la suerte que tenian con lo que la vida les daba, un dia estallo el caos absoluto en la tiera, las risas de los niños dieron paso a los llantos, los besos se convirtieron en golpes, el susurro en gritos, y las manos trabajadoras en armas que quitaban la vida.

Mientras en lo mas lejos donde la vista se pierde, mas alla del bosque de fuertes robles, unos niños lloraban en silencio, contemplando lo que pasaba. Eran inocentes, eran puros, con una mirada tan limpia y transparente como el agua libre de un arroyo, pero estas maravillosas criaturas tenian un defecto, tenian demasiado corazon y por las noches todos dormian con las manos entrelazadas encima de su pecho, para protegerlo y que no se volviera como el de aquellas personas a las que observaban sin ser vistos, tenian miedo de que dañaran lo mas valioso y lo unico que poseian, su corazon.

Los niños fueron creciendo y poco a poco fueron adentrandose en las ciudades que habitaban las otras personas, camuflandose entre ellos. Cada uno eligio a un pequeño grupo de personas a las que ayudar con su sabiduria magica y buenos sentimientos, para devolverles la calma y la esperanza perdida. Algunos de los nobles seres que habian cumplido su cometido con los seleccionados, pasaban a cuidar de otro grupo, y asi lo hacian una y otra vez, otros los menos afortunados eran criticados, perseguidos y maldecidos por aquellos a los que intentaban ayudar cuando intentaban abrir los ojos de una persona que estaba errando en su camino y a la que el odio, la envidia, el egoismo y la codicia habia consumido, eran esntonces rechazados y traicionada su confianza y cariño sincero. Otro grupo de estos seres nobles, sufrian de igual manera pues intentaban alejar el dolor y la soledad de los que sufrian haciendolos suyos, con una tierna caricia extraian el sufrimiento de aquellos que lo padecian a cambio de sentir ellos ese doloroso sentimiento.

Con el paso de los años algunos supieron quienes eran esos seres que aun sin conocerles se acercaban a ellos a ayudarles, pero estos hombres y mujeres magicos y extraños sabian perfectamente quienes eran cada uno de sus protegidos y la cruz que portaban en sus vidas, pues poseian el don de conocer el futuro e intentaban traer la paz y la felicidad a los corazones que cuidaban.

Aquellos otros hombres y mujeres que se negaban aceptar su mano, no eran castigados por estas almas puras, pero al final de sus dias recibian solo lo que habian sembrado, es decir odio por dolor, envidia por pobreza, fama y poder por absoluta soledad y daño por lagrimas. Otros a mitad de su vida se daban cuenta del error que estaban cometiendo en sus vidas y rectificaban a tiempo, consiguiendo con ello la felicidad que merecian. Y un pequeño grupo se preguntaban ¿porque me has elegido a mi si yo no te busque?, a cambio solo recibian silencio y una sincera y gran sonrisa, pero sus mentes se despejaban inmediatamente y asi mismos se daban la respuesta, que tan solo era, "hacer con otras personas lo mismo que hicistes tu conmigo, formar una gran cadena de bondad".

Hubo personas que les temieron, otros vieron en ellos un filon para utilizar a su antojo, otros una vez ayudados les pagaban con desprecio y odio incomprensible, pues creyendo que hacian milagros se enfadaban con ellos por no cumplir sus deseos y no entendian que a veces los deseos que ansiaban para satisfacerse no deben cumplirse para poder traer con ello la felicidad y la paz tan buscada en sus vidas. Se volvian egoistas pensando tan solo en ellos mismos sin reparar en las demas personas y en estos pequeños seres que estuvieron a su lado siempre que lo necesitaban y que con su cariño y bondad intentaban abrirles los ojos para que vieran la felicidad que tenian delante de sus ojos y por pensar en si mismos y no en los demas nunca la veian. Pero algunos eran ciegos y siguieron siendo tan ciegos de alma hasta el dia de su muerte.

- ¿Sabes lo que ocurrio entonces? - le pregunto el viejo al joven pupilo
- ¿Que desaparecieron, se marcharon?
- Si algunos desistieron y se alejaron para siempre, otros se unieron a las personas que protegian y se quedaron a vivir alli como humanos.
- ¿Y donde fueron los que se no se quedaron? - pregunto el muchacho mirandole
- Mira al cielo ¿que ves?
- Muchas estrellas

Veras - prosiguio el maestro - como te he dicho muchos se alejaron, volvieron alli de donde vinieron, mas alla del bosque de fuertes robles y decidieron de nuevo convertirse en niños. Pero algo cambio en ellos. Todas las noches cuando la luna les acunaba, lloraban abrazados a si mismos, y cada vez que una lagrima rodaba por su mejilla y caia al suelo, esta se elevaba al cielo.

- Entonces..¿cada estrella es una lgrima de esos niños?
- No y si, cada estrella es una lagrima de un pequeño angel por una persona que creyo en ellos.
- ¡Eran Angeles! - dijo emocionado el niño
- Si angeles con forma humana
- Yo no quiero que lloren mas ¿que puedo hacer?
- Ahhh! mi querido amiguito, es facil, cuando uno de ellos aparezca en tu vida, solo sonriele, y cuando te abra su corazon, mirale a los ojos y tiendele tu mano sin ningun temor, porque si tu quieres te enseñara donde esta tu camino y la felicidad que mereces - le respondio el anciano.
- Si es tan valioso lo que pueden darme ellos ¿que puedo darles yo a cambio si no tengo bienes?
- ¿Que puedes ofrecerles me preguntas?, dime tu a mi ¿que es lo que desean los niños de los adultos?
- Hmmmmm...¿que les quieran, les protejan, les cuiden y les enseñen cosas buenas?
- Efectivamente, recuerda que los angeles sean jovenes o ancianos, mujeres u hombres, ante todo poseen lo mas valioso y fragil que se puede tener, un corazon tan puro, sincero y noble como el de un niño. Siempre seran niños de alma en un cuerpo de adulto.
-¿Sabes maestro, que tu estas haciendo lo mismo conmigo que yo quiero hacer con ellos, protegerles, cuidarles y enseñarles la bondad?

El maestro acerco la cabeza del muchacho y dandole un beso en la mejilla, le miro y solo le dijo: "no olvides que una de las estrellas del cielo, es la lagrima de tu angel que cuida de ti, como yo hago ahora contigo". El maestro entonces sonriendo de nuevo, miro al niño y le guiño su ojo derecho".

FIN
By: Lilíth


Moraleja: Cuando nos sintamos solos, incomprendidos, no queridos, no valorados y tristes, solamente debemos buscar alli donde nos encontremos el cielo para buscar una estrella y sonreirla con el corazon, porque esa estrella es la lagrima de nuestro angel que no dejara nunca de cuidarnos. Ese angel que nos mostrara el sendero a la felicidad que soñamos.

4 Comments:

Blogger kray11 said...

Muy hermoso. Sabes? Hay quien también se convierte en angel poco a poco...
Quiero creer que crecemos, gracias a que otros nos pueden mostrar aspectos de nosotros mismos que desconociamos. El mezquino sólo puede descubrir la bondad si de repente la observa en alguien brillar pura y entonces la reconoce en el fondo de su corazón.

9:38 a. m.  
Blogger Angel Negro said...

Muy reales tus palabras Kray, y gracias por el elogio a mi cuento (jo, no lo merece entre toos me vais hacer sonrojar al final).
Seguire siendo el Angelito, pero ahora un poco mas.....Shaolin ;D.
Un beso

11:26 p. m.  
Blogger Noa- said...

Los ángeles si existen, yo hoy escuché a uno...

Gracias.

Besotes

8:15 p. m.  
Blogger Angel Negro said...

Noa mi cangrejito deja ya de decir eso porque si alguien se merece sin dudarlo ese apelativo eres tu cielo y lo digo de verdad, porqeu te mereces el cielo por como eres y todo lo que estas haciendo.
Un beso enorme de mi parte y de mis compañeros de la ONG
P.D: Gracias por decir que tengo una bella voz, ya me lo habian dicho yo aun no lo se porque no me he escuchado,jejeje...

11:35 p. m.  

<< Home