14.2.07

CRONICA DE UN VIAJE A CISJORDANIA ( 3ª Y ULTIMA PARTE)







Imagenes de Jerusalen de dia realizadas por Veronica Alcacer. de arrb. a abj.: vista Jerusalen-Bazar Arabe y un Domingo cualquiera en la plaza del Muro de las Lamentaciones










Esta es la ultima crónica de mi viaje a Palestina, quizás hoy no sea el mejor momento para escribirla, ya que el pasado de nuevo ha vuelto a mi cuando creía que la maldad se había alejado de mi nueva vida. Pero en fin hay veces que tenemos que enfrentarnos de nuevo y levantarnos a cerrarle la puerta para siempre e impedir que aquellos que una vez nos dañaron vilmente, no vuelvan jamás hacerlo, ni dejar que utilicen otra vez nuestro corazón y buenos sentimientos.

Solamente queda viva la esperanza de un futuro el año que viene, en una tierra a la que amo, donde la luz hace que las cúpulas doradas, brillen y nos hacen sentir que podemos tocar el sol con la punta de nuestros dedos. Donde la mirada ausente y triste de sus habitantes son mi fuerza y meta para volverlas aunque sea por unos momentos, dichosas. Donde la esperanza del regreso de su tierra fértil jamás se pierde, donde mis cuentos infantiles de duendes de garbanzos, quizás algun día se hagan realidad. Mi vida esta en la tierra donde a través de la mirada se llega a descubrir el alma humana.

Después de nuestro desagradable incidente en Nablus, como ya he comentado volvimos de nuevo a Jerusalén, haciendo pequeñas incursiones a Ramala donde teníamos entrevistas aun concertadas.

Hablar de Jerusalén para mí es hablar de olor a pan y menta y de magia. El único día que todo el grupo tuvimos libre, decidimos dividirnos en dos grupos para poder visitar la ciudad cómodamente. Ya habíamos conocido parte de Jerusalén por la noche a altas horas de la misma, y aunque la soledad reine en sus calles plagadas de historia, algo que solo se puede sentir y no se puede explicar con palabras, la envuelve por completo. Por el día la calma desaparece y el bullicio retorna a sus plazas y mercados.

Parte del grupo quiso ir a tomar fotografías del Jerusalén Judío, a mi la verdad que no me apetecía en absoluto, pues quien conoce bien Jerusalén, sabrá de la diferencia de vida existente entre las dos zonas, y para mi entrar en la plaza donde se sitúa el Muro de las Lamentaciones, aparte de no ser agradable, pues la imagen de los cientos de jóvenes soldados Israelíes armados hasta arriba, riéndose y sintiéndose orgullosos de portar una Uzzi (entre otras amas), llena de balas, no hacia sino descender aun mas mi energía y aumentar mi tristeza.

El resto el pequeño grupo después de tomar algunas fotos, mientras Vero, Issa y yo permanecíamos al margen de todo, se decidió ir a ver la parte árabe y callejear por su increíble bazar. No podéis imaginar como al pisar la primera losa de piedra de esta zona, mi semblante cambio, donde antes había incomodidad y tristeza, ahora solo había sonrisas y locura infantil por mi parte. Como si de una niña que acababa de descubrir donde estaba su felicidad, se tratara, andaba por las callejones sin miedo e ilusionada, intentando pararme a mirar cada puesto de artesanía, comida o textil y hablar emocionada con quien los regentaban, pero aunque ese era mi deseo, la marcha del grupo, hizo que solo pudiera cumplirlo en alguna de las tiendas y no en todas. Pero por primera vez en mi vida me sentí dichosa, es difícil de explicar, pero descubriendo por primera vez sus sinuosas y laberínticas calles, no me sentía perdida sino que formaba parte de ellas, como si de un regreso esperado se tratara, como si mi cuerpo y mente ya las conocieran de antemano aun sin haberlas visto jamás, tan solo en algún sueño..

Una de las dos excursiones obligadas, seas o no creyente cuando vas a Palestina, es ir a ver en Belén, la Iglesia de la Natividad (donde se dice estaba situado el portal de Belén) y en Jerusalén el Santo Sepulcro, donde dicen enterraron a Jesús. Las dos iglesias sorprenden por su humildad exterior, pero dejan sin palabras al contemplar su interior. La decoración es Ortodoxa, cientos de matices de rojo, oro y piedra emergen ante tus ojos, miles de años que guardan todos los secretos, como la muestra de la existencia de los Templarios grabadas en una de las paredes de piedra. Miles de cruces Templarías grabadas en la roca, por las cientos de ordenes que llegaron hasta Jerusalén, que te dan una muestra mas de porque es mágica esta tierra. Visitamos y como es costumbre metimos la mano para tocar la piedra del Santo Sepulcro y no se si por coincidencia o algo que se escapa de nuestra lógica, al director del documental cuando hizo este gesto, se le rajo al momento la esfera del reloj, estallando de dentro a fuera y a mi la cámara de fotos digital que funcionaba correctamente se me bloqueo, sin encontrar el modo de dispararla, apagarla o de volverla a encender, se quedo como loca, sacando y metiendo el zoom, hasta que se apago sola y luego se disparo de igual forma. La explicación a los dos hechos “extraños” aun no la sabemos, y quizás nos de miedo averiguarlo, seria empezar a creer en algo que una vez anulamos, la fé, ya que nos dijeron que no había inhibidores de frecuencia en todo el recinto. Un misterio más de los que guarda Jerusalén en sus piedras.

Después nos juntamos con el resto del grupo que se había ido por libre para comer todos juntos en Ramala y terminar allí nuestra ultima entrevista a Maha Nassar, una mujer Palestina, educadora, ex prisionera política, miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina y de la Liga Socialista Palestina y presidenta de la Unión de Comités de Mujeres en Palestina, que lleva toda su vida luchando por las mujeres y que con lagrimas en los ojos me dijo: "I’m tired to fight" (estoy cansada de luchar), he de decir que Maha Nassar a día de hoy es enferma terminal de cáncer y le queda muy poco tiempo de vida, esa entrevista a cámara cerrada y esas palabras y mirada me marco durante toda la mañana y son dificiles de olvidar.

Ya por la tarde de regreso al hotel donde estábamos alojados, el Hotel del Monte de los Olivos, donde la vista desde lo alto de la ciudad es increíble, cada uno se fue a las habitaciones a terminar la maleta, pues al siguiente día volábamos para Madrid y mas que a terminar la maleta, a limpiar todos los bolsillos y destruir todas las pruebas físicas de que además de Jerusalén, habíamos visitado la Cisjordania ocupada, ya que en el aeropuerto al salir te lo revisan TODO, y al haber entrado de turismo, no era seguro para nosotros decir que habíamos estado aparte de en Jerusalén, también en; Nablus, Ramala, Jericó, Hebron, Belén, etc..Esta situación para mi era indignante y muy penosa, pues el tener que deshacerme de tarjetas de visita que con cariño gurdaba e información de la labor de las Organizaciones de Mujeres que habíamos visitado y que muchas ya formaban parte de mi corazón, me resultaba muy triste y no daba crédito a lo que tenia que hacer para poder salir sin problemas, ya que el resto de las cintas, fotos y demás material de trabajo salían sin problemas por valija diplomática de Jerusalén a Madrid.

Ya por la noche fuimos parte del grupo a celebrar por Jerusalén nuestro ultimo día, la verdad es que para mi la noche no fue buena, después de cenar con algunas personas ajenas al grupo y muy desagradables y egoístas por cierto aunque se vanaglorian de pertenecer a la ONU, son ante todo personas muy soberbias y maleducadas y a los Palestinos nunca les tratan de igual a igual, solo les utilizan para sus fines, en fin, como he dicho, después de cenar pensábamos ir a tomar unas cervezas al Diwan, un sitio de la Free Zone (Zona libre de Jerusalen), donde jóvenes Palestinos e Israelíes toman copas juntos independientemente del bando al que pertenezcan mientras se escucha de fondo a los Dj’s mezclando música techno (un pequeño local que sirve de ejemplo para la PAZ), pero debido a la insistencia de los Internacionales de ir a otro sitio, acabamos en una macro discoteca de techno, en el barrio Judío, rodeados por un montón de militares de permiso (eso creo, por sus vestimentas de paisano), que sin importarles lo mas mínimo tener que coger el arma después, se metían de todo por la nariz y la boca, eso me explico muchas cosas, entre ellas que yo no quería permanecer ni un momento mas, aunque acababa de entrar en ese local y me fui a la furgoneta a fumarme un cigarro y a esperar a que viniera el resto del grupo que estaba terminando sus cervezas

La noche acabo llevando a casa a una de las internacionales que con su comportamiento soberbio, egoísta y maleducado, se ganaba puntos para que la tiráramos en marcha de la furgoneta, pero al final he de decir que la dejamos en su casa, sana y salva pero con la esperanza todo el grupo de no volverla a ver nunca más en la vida. Esos son los ejemplos que os he hablado de gente que “va de buena por trabajar en una Organización Internacional" (y que hacen daño a las ONG's que de verdad son legales), y que solamente estan en ella para lucrarse y viajar gratis y no para ayudar a quien lo necesita e intentar apoyar al pueblo que dicen ayudan. Pero la verdad siempre sale ante los ojos que miran con el corazón.

A la mañana siguiente, el grupo salio dirección Tel-Aviv a coger el avión, la tristeza se mezclaba con la alegría de algunos de volver a casa. Mi caso era distinto, la tristeza de dejar el que sabia era mi sitio, mezclada con la tristeza de volver al que no era mi sitio, y sumado a la tristeza de despedirme de tantos corazones. Todo el camino intente ocultar mis lágrimas, mirando por la ventanilla, sin girar la cabeza. Cada vez que me iba alejando mas de Jerusalén, Ramala, Hebron, Jericó y Nablus, mi corazón se encogía y se hacia mas y mas pequeño. No quería volver y quise en varias ocasiones no hacerlo, pero mi presupuesto era muy escaso y me impidió cambiar el billete de vuelta.

La llegada al aeropuerto después de haber sido registrado de nuevo la furgoneta en un checkpoint, fue lo mas triste, ahi nos esperaba el avión que nos llevaba de vuelta a Madrid, vía Barcelona, y ahi estaba también el final. Intententamos todos desperdirnos de Issa con un leve abrazo , ya que una de las interminables preguntas que te hacen en el Aeropuerto de Ben Guiron es si conoces al chofer que te ha traído, a lo que tienes que responder que “no, que tan solo de recogerte y traerte”, nos hubiera gustado despedirnos con un gran abrazo , pero hubiera sido muy perjudicial para el grupo. Una vez dentro del aeropuerto rompímos a llorar, por dejar Palestina, y por la impotencia de no poder hacer nada en ese momento para remediar la situacion de enjaulamiento constante a la que son sometidos diariamente los Palestinos. En ese momento tuve que controlar muy a mi pesar mis impulsos arianos y no gritarles a los Israelíes ¡¿Por qué estáis haciendo esto?!..¡Dejadles en paz ya!, pero solamente lo grito mi cabeza que silencio mi boca, tan solo por el bien del resto del grupo.

Todo el viaje fui hablando con mi amiga Vero, que la verdad consiguió con su dulce voz que me calmara. Al llegar al aeropuerto de Madrid, allí estaban esperando para darme por una sorpresa sin yo saberlo mis queridos amigos de “Abrazos Gratis” que con sus carteles y alegría, me hicieron de nuevo reír. ¡Gracias chic@s!

Desde que he llegado a Madrid, vuelvo a tener insomnio y pesadillas, tan solo dormí placidamente, aunque fueran pocas horas en Palestina, porque su silencio y su magia me acunaban como una nana cada noche y mi alma dormia tranquila porque sabia que estaba "en casa".

Mi cabeza y mi corazón están tristes desde que llegue y no pasa un solo día que no añore llorando el que ahora es mi lugar, mi alma grita por volver, mi cuerpo necesita sus calles, mis ojos necesitan los de su gente y mi corazón no quiere estar aquí, sino en la tierra donde el olor a pan y menta lo embriaga todo. Palestina.

FIN

Gowa kalbi ana hassa nafsi arabeia

Mi corazon ha encontrado el lugar al que pertenece y desea volver muy pronto....

5 Comments:

Blogger kray11 said...

Me alegro se que hayas encontrado tu camino. Si hasta físicamente pareces palestina...
Un abrazo.

7:35 p. m.  
Blogger Angel Negro said...

Hola Kray,jajajajaja me dicen que parezco egipcia por mi fisico, pero nunca ma habian dicho que parecia Palestina, asi que gracias por que para mi es un orgullo, si lo parezco.
Otro abrazo

9:21 p. m.  
Blogger palabraserrantes said...



Amarse, si.
Amarse desde la barrera,
en las carencias,
en las ausencias.
Amarse, si,
amarse a pecho descubierto,
a voz en grito.

Amarse como si fuera la última pelea.

Amarse, si.
Amarse y que el abrazo huela a limpio,
a lavanda,
a madreselva
(a menta).

Amarse, si,
salvar el amor de tanta derrota,
de tanta pólvora
y escombrera.

Amarse así
es una victoria en cualquier guerra.

*


No puedo dejarte más palabras ahora. No luego de leer todas las crónicas juntas. Ya te
escribiré más tranquila.
Hace rato no lloraba
así, pequeño gran corazón, mujer enorme.
Tengo un nudo en la garganta.
Me quedo frente a la pantalla mientras escucho cómo sobre Bs As diluvia y el cielo se enfurece como si hubiese leído todas tus palabras junto conmigo.

Mil disculpas por la demora en venir. Pero no iba a fallarte, no.
Mil gracias por compartir todo esto.
Y mucha fuerza, mucha, que la necesitás.
He aquí una mano (y un corazón) de este lado del océano

Besos Lilita

7:13 a. m.  
Blogger Namasté said...

Espero vivir algo así en el viaje que me tengo merecido este año, descubriendo nuevas cosas... saborendo otros mundos.

No sé donde iré,pero tengo que salir...si.

Bss

9:44 a. m.  
Blogger Kitarosem said...

Sueño con esas caras tapadas, esos ojos que te penetran hasta el alma.
Mi imaginación vuela hasta alcanzar lo más impuros sueños.
Los ojos de una paisana me conquistan, perece que ellos el fuego fuera juego.

2:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home